Ismail II (1359 – 1360 / 760 – 761)

Nacido el 4 de octubre de 1339, Ismail II b. Yusuf (I) b. Ismail (I) vivió recluido desde que Muhammad V llegó al trono. Guapo y corpulento, de apariencia débil y afeminada al haber convivido con las mujeres y dominado por los placeres y poco enérgico, así es como lo describía Ibn al-Jatib.

Llegó al trono gracias a su madre, Maryam, mujer intrigante y ambiciosa, que junto a su yerno Abu Abd Allah Muhammad conspiraron para destronar a Muhammad V y elevar al trono a su hermanastro Ismail. La unión de la falta de personalidad del nuevo sultán y los intereses de la madre hicieron que el poder lo ejerciera su primo segundo y cuñado Muhammad b. Abi l-Walid Ismail.

En su corto reinado, poco más de nueve meses, renovó el tratado de paz con Castilla, cosa que no fue difícil puesto que Castellanos y Aragoneses se encontraban envueltos en una guerra, por lo que a Castilla no le interesaba tener más frentes abiertos.

En cuanto a Aragón, Pedro IV el Ceremonioso, utilizó la política para contrarrestar las alianzas Castellanos-Nazaríes, permitió regresar a los caballeros granadinos a su servicio, aunque también puede interpretarse que lo hizo por propio interés, para derrocar al sultán y reorientar la política exterior a favor de Aragón con un nuevo sultán.

Ismail II abandonó el trono de la misma manera que había llegado, mediante una conspiración contra él por parte de su primo segundo, que como se ha dicho anteriormente, era quien realmente ejercía el gobierno.

Fue cercado en una torre de la Alhambra en la que se había refugiado, y donde no le quedó más remedio que rendirse, una vez capturado fue conducido a prisión junto a su hermano Qays y asesinados ambos el 13 de julio de 1360 / 27 de saban de 761.