Muhammad V (1354 – 1359 / 755 – 760)

Al igual que sus antecesores, Muhammad V b. Yusuf (i) b. Ismail (I) b. Faray b. Ismail, llegó muy pronto al trono, en 1354 con quince años, adoptando el laqab de al-Gani bi-Llah. Nació el 22 de yumada II de 639 / 4 de enero de 1339.

El conjunto de su reinado, se divide en dos periodos con una interrupción de tres años entre el primero y el segundo, fue de los más florecientes y esplendoroso de la era nazarí. Esto fue gracias a que los reinos cristianos se encontraban envueltos en conflictos internos y otros intereses políticos en los que no estaba el Reino de Granada. Otro aspecto que influyó en el prospero resultado de éste periodo fue la capacidad política de Muhammad V.

Durante el primer periodo de su reinado, cinco años, fue tutelado por Ridwan junto al jefe de los voluntarios de la fe, el sayj al-guza e Ibn al-Jatib, que se encargaron de dirigir todos los aspectos del estado.

Continuo con la política exterior de su padre firmando un nuevo acuerdo con Pedro I el Cruel que incluía el pago de tributos a Castilla y con Aragón tras algunos enfrentamientos en las fronteras y ataques a las costas granadinas, se llegó a un acuerdo en septiembre de 1354. Con los meriníes también hubo buenas relaciones gracias en parte al buen hacer de Ibn al-Jatib que fue enviado como embajador en 1354, aunque el acuerdo no se firmó hasta que accedió al trono meriní el nuevo sultán Abu Salim Ibrahim en 1359.

En el ámbito domestico tan sólo tuvo que hacer frente al levantamiento del alcaide de Gibraltar en 1355, que fue rápidamente aplacado por los propios habitantes de Gibraltar que lo enviaron a Fez.

Pero en 1358 estalló la guerra entre Castilla y Aragón, al ser Granada vasalla de Castilla Muhammad V se vio en la obligación de apoyar a Pedro I facilitándole naves y puertos así como tropas terrestres. Evidentemente esto supuso la ruptura con Aragón.

El final de su primer reinado llegó con una revuelta que le obligó a huir a Guadix, donde fue apoyado por la población y resistió varios ataques del nuevo sultán Ismail II.

Al no contar con el apoyo de Pedro I, pues se encontraba envuelto en la guerra contra los Trastámara, el 4 de noviembre de 1359 abandonó Guadix en dirección a Fez junto a su familia y otras personalidades, incluido Ibn al-Jatib, a donde llegó el 28 de noviembre de 1359 siendo acogido por el sultán Abu Salim Ibrahim en su corte.

Este es el motivo por el que se le conoce como “el destronado”.

Subir