Muhammad II (1273 – 1302 / 671 – 701)

Nació el 8 de octubre de 1236 (633)

Sucedió en el trono a su padre a los 38 años de edad.

Continuó con los proyectos y política de su padre, pues fue visir durante el reinado de éste.

Recibió el sobrenombre de al-Faquih, el Alfaquí, probablemente por su afición a leer el Corán.

Se encontró con algunos focos de rebeldía y sublevaciones, principalmente de los Banu Asquilula, que tuvo que combatir.

El denominador común de su reinado fueron las negociaciones con los reinos cristianos de la Península, así como con algunos enemigos norteafricanos. Consiguiendo alianzas con el Reino de Aragón y el sultanato de Tremecen. De esta forma logró una frágil estabilidad que le permitía mantener un reino que se veía amenazado desde diferentes puntos, sublevaciones internas, ataques de Castilla e intento de los Meriníes de Fez por hacerse con el control de plazas importantes.

Durante el reinado de Muhammad II se recuperan plazas que estaban en manos meriníes como Málaga, Ronda, Algeciras, Quesada, Alcaudete, Tarifa, Medina Sidonea, Alcalá de los Gazules, entre otras.

Comenzaba así la consolidación del Reino.

Muhammad II moría el 7 de abril de 1302 (701), a los 65 años de edad, como consecuencia de una enfermedad.