Recursos Naturales

De nuevo Ibn al-Jatib, en su “Lamha al-badriyya”, nos describe los recursos naturales y otras riquezas del suelo granadino:

“Su comarca abunda en oro, plata, plomo, hierro, atutía, marcasitas y zafiros. Sus montes crían peucédano, genciana y espliego; por último, produce cochinilla, y hay tal abundancia de seda, que sirve para el consumo y sobra para el comercio; con la singularidad de que estas ropas de seda (se puede asegurar sin reparo) en suavidad, delicadeza y duración aventajan con mucho a las de Siria…En sus mercados abunda todo género de fruta y principalmente las uvas vendimiadas en los fértiles pagos de Granada; y es tal la granjería de este fruto, que sus rentas están computadas hoy en catorce mil áureos. Es también copioso el surtido de otras frutas, como higos, pasas, manzanas, granadas, castañas, bellotas, nueces, almendras y otras muchas, sin que escaseen en ninguna época. Además hay uvas conservadas al abrigo de la corrupción de un año para otro.”