La Sociedad Nazarí

La Granada nazarí se convirtió en el último reducto de Dar al-Islam en occidente, al norte tenia a los estados cristianos de Europa, y al sur estaban los aliados naturales norteafricanos, los benimerines de Fez, los ziyyanies de Tremecen, los hafsíes de Túnez y los mamelucos de Egipto. Tanto unos como otros no perdían las esperanzas, unos de mantener el imperio islámico en occidente e incluso ampliarlo, y otros de recuperar y devolverlo al cristianismo. Se trataba no solamente de una frontera política y geográfica entre dos estados, era además una frontera religiosa, que no se limitaba a dos estados, sino a dos culturas, dos mundos diferentes.

La relación de Granada con los distintos estados cristianos de Europa fue distinta en cada caso, mientras que con Castilla se trataba de una lucha política y militar en la que existieron tratados, rupturas, pagos de tributos de vasallaje,… con el resto de estados europeos fue una relación comercial en la que tuvieron gran importancia los puertos marítimos de Almería y Málaga.

El siglo XIV fue fructífero en el ámbito de la cultura y las ciencias. Destacando el campo de la literatura por encima de los demás, con grandes personajes como Ibn al-Yayyab o Ibn al-Jatib, lograrían además importantes cargos políticos, siendo testigos directos y protagonistas de grandes acontecimientos políticos, acontecimientos que ellos mismos relatarían, encontrando en estos relatos además de la veracidad histórica una gran belleza literaria.

En el reino de Granada, se llegó a alcanzar un alto nivel de educación pues fue siempre un tema que preocupó bastante, a pesar de que la educación no era gratuita, sino que los padres que quisieran que sus hijos la recibiesen debían pagar a maestros, cosa que no dudaban en hacer.

Los factores que favorecieron este clima intelectual fueron dos principalmente:

  • Debido a la Reconquista, iban llegando al Reino los musulmanes de los territorios que caían bajo dominación cristiana, entre estos estaban la mayoría de eruditos de la época.
  • También se mantuvo la costumbre de viajar frecuentemente a Oriente y mantener contacto con las principales personalidades de todas las ramas del saber.>/li>

La enseñanza se impartía principalmente en las escuelas (maktab) y mezquitas. Posteriormente se estableció la Madraza, especie de universidad y que fue en la Granada Nazarí la primera vez que se tienen noticias de ella en la España musulmana. También en las grandes familias existía la figura del preceptor, encargado de la enseñanza de los hijos.

La enseñanza básica estaba compuesta por nociones de cálculo, gramática y por supuesto el conocimiento del Corán. Los príncipes nazaríes completaban esta educación con el conocimiento del griego y latín, impartidas en muchos casos por preceptores cristianos o árabes que habían estado en los centros de cultura que Alfonso X el Sabio creó y que acogieron a cristianos, judíos y árabes.

Una vez completada esta enseñanza básica, quien lo deseara podía continuar en la Madraza.

Esta enseñanza superior estaba dedicada al conocimiento de las ciencias religiosas, el derecho, la filosofía, la literatura y los temas científicos que los componían la medicina, matemáticas y astronomía.

Se pueden dividir la enseñanza en dos grupos:

  • Las ciencias musulmanas, teología, literatura, gramática y derecho.
  • Y las no musulmanas, medicina, geometría, música, alquimia y matemáticas.

Al completar un alumno los estudios recibía un iyara, diploma, lo que le acreditaba como conocedor de la materia y también le autorizaba a enseñar la materia que había aprendido.