Nazaríes

En 1232, durante la agonía del imperio almohade, en la ciudad fronteriza de Arjona, de donde era natal, Muhammad ben Yusuf, de la familia Banu Nasr, es proclamado emir, siendo reconocido como tal en Granada en el año 1237.

Pero los avances cristianos continuaban y en 1246 cae Arjona, por lo que traslada la sede de su reino a Granada, no sin verse obligado a aceptar el vasallaje a los cristianos, hasta el punto de verse obligado a ayudar a Fernando III en la toma de Sevilla (1248).

Nace así el reino de Granada, que se convertiría durante más de dos siglos en el último reducto árabe en occidente.

El fundador de dinastía Nasri, Nazarí por la deformación del idioma, consigue establecer su emirato en una zona que por su orografía era más fácil de defender.

Muhammad ben Yusuf Nasr reinó bajo el nombre de Muhammad I (1237-1273), tanto él como su hijo Muhammad II (1273-1302) consolidaron el nuevo emirato y su dinastía.

Esta fortaleza que consiguió el emirato le llevo a repeler varias incursiones cristianas que llegaron hasta la misma vega de la capital, en una de ellas, la de 1319, además de derrotar al ejército cristiano, dieron muerte a los dos infantes regentes, Pedro y Juan. Asimismo retomaron diversas plazas de Castilla.

El mayor poder del emirato se produce bajo el reinado de Muhammad V (1354-1391) que supo aprovechar la crisis castellana recuperando Algeciras, Ronda y Gibraltar, en manos meniries y de 1382 a 1386 Ceuta, obteniendo así el control del estrecho.

Con la llegada del siglo XV llegaron nuevos y definitivos problemas para el último Dar al-Islam en occidente.

Se produce un avance social y económico de los estados cristianos, se comienza a utilizar, por parte cristiana, la artillería como algo normal y habitual.

En 1410 es tomada por Castilla Antequera, en el mismo corazón del emirato. Se producen crisis internas por la debilidad del poder. Mientras que en el exterior las coronas de Aragón y Castilla se unen.

Bajo esta situación adversa, el pequeño emirato no resiste produciéndose su rendición el 2 de enero de 1492 a los Reyes Católicos, siendo emir Muhammad XII, conocido como Abu ‘Abd Allah, “Boabdil”.