Muhammad VIII (1427 - 1430)

Muhammad VIII regresa al trono tras haber sido encarcelado por Muhammad IX ocho años antes. En este segundo reinado cambia el laqab utilizado en el primero, al-Mutamassik bi-Llah, por el de al-Gani bi-Llah.

Una vez que llega al trono tras rodearse de sus partidarios, en los que estaban sus primos Yusuf y Sa´d, nietos también de Yusuf II, su principal objetivo era renovar el tratado de paz con Castilla que vencía en febrero de 1428 y finalmente se prorrogaría hasta finales de 1428.

Como sucedió en otras ocasiones y a pesar de que hubiera tratados de paz en vigor, se producen incursiones por parte de ambos bandos en territorios enemigos, sin más finalidad que saquear poblaciones fronterizas.

En la siguiente renovación Juan II retrasaría la misma con el objeto de prepararse para atacar a Granada, pero la guerra con Aragón se lo impidió y tuvo que firmar a finales de enero de 1429.

Con Aragón existieron buenas relaciones, aunque acogieron a Muhammad IX y sus partidarios, facilitándoles la huida a Túnez.

En Granada los Abencerrajes siguen intrigando para traer de Túnez a Muhammad IX y devolverlo al trono.

Muhammad VIII los descubre y huyen a Castilla solicitando refugio a Juan II, que los acoge con la idea de debilitar a Granada fomentando el enfrentamiento interno. Además solicitó al sultán de Túnez, Abu Faris, que proporcionara los medios necesarios para que Muhammad IX volviera.

Este aceptaría y Muhammad IX desembarca en Vera (Almería) en octubre de 1429, se dirigió a Almería que lo reconoció como sultán, de ahí partió hacia Granada. El ejército de Granada, al mando del hermano menor del sultán, Abu l-Hasan Ali, le salió al paso, alcanzándolo en Guadix, pero la mayoría de sus soldados desertarían y se unen a Muhammad IX. De este modo el camino hacia Granada estaba despejado.

En la Alhambra se hizo fuerte Muhammad VIII, teniendo que asediarla Muhammad IX, mientras era reconocido cada vez por más poblaciones.

Al final Muhammad VIII hubo de rendirse en los primeros meses de 1430, siendo apresado y encarcelado en Salobreña junto a su hermano y fiel seguidor Abu l-Hasan Ali.

 

Subir