Muhammad IX (1419 - 1427)

De nombre Abu Abd Allah Muhammad ben Nasr ben Muhammad (V), accede al trono en 1417 gracias al apoyo de los Abencerrajes, los Banu l-Sarray. Lo hizo bajo el laqab de al Galib bil-Llah, aunque fue más conocido como al-Aysar, (el Zurdo).

Con su proclamación de nuevo se rompe la línea de sucesión, hasta ese momento lo habían sido los descendientes de Yusuf II, primogénito de Muhammad V, ahora pasaba a los descendientes de Nasr, el  hijo menor de Muhammad V.

En la política exterior mantuvo y renovó los tratados de paz firmados por Muhammad VIII con Castilla.

Con Aragón no hubo ningún tratado firmado, pero no se produjeron enfrentamientos entre 1419 y 1423, a partir de 1424 hubo un aumento de las relaciones diplomáticas.

Y en cuanto al tercer frente, el africano, se mantuvieron buenas relaciones, llegando incluso a haber un embajador en Túnez.

Tuvo que hacer frente a varias revueltas internas, una en Almería protagonizada por un personaje que se hacía llamar el “Santo Moro”, mezcla de corsario, guía religioso y caudillo que por mar atemorizaba a las costas de levante, y que no supuso problema para el sultán.

Otra tuvo lugar en la misma capital del reino, Granada, Yusuf al-Mudayyan comenzó una campaña de propaganda religiosa a la que pronto se le sumaron gran número de seguidores, llegando incluso a contar con el beneplácito del sultán, que le proporcionó medios y atarazanas para la construcción de barcos y así poder traer musulmanes del otro lado del estrecho que se unieran en la lucha contra el infiel. Pero cuando se vio lo suficientemente fuerte, se sublevó llegando a tomar algunos arrabales de la ciudad y Albayzín, proclamándose rey. Una vez tuvo conocimiento el sultán, rápidamente fue cortada de raíz la revuelta, dando muerte al rebelde.

Por último hubo de hacer frente a otra sublevación, que esta vez sí tendría éxito, se trata de los partidarios del depuesto y encarcelado Muhammad VIII, que ante las elevadas parias que se pagaban a Castilla, llegaron a devaluar la moneda, y otros motivos de descontento, consiguieron recuperar el trono para Muhammad VIII el 9 de enero de 1427.

Muhammad IX huyó a Almería y posteriormente a Túnez, donde el sultán Abu Faris dio asilo y ayudaría posteriormente a recuperar el trono.

 

Subir